El contenido de HCHs en el agua del ibón de Sabocos aumenta en los análisis de agosto de 2014

Los análisis realizados por el grupo de investigación “Ibones” de la Universidad de Zaragoza y la Fundación Boreas a las muestras de agua recogidas en el ibón de Sabocos en el mes de agosto de 2014 muestran un incremento de la concentración total de hexaclorociclohexanos (HCHs) con respecto a las analíticas realizadas durante el mismo período del año anterior.

Vista panorámica del ibón de Sabocos

Aunque la concentración del isómero gamma -denominado lindano- permanece constante, se observa un aumento de la concentración de otros isómeros como el beta (de β-HCH), que triplica su concentración, o el alfa (α-HCH), que la aumenta 10 veces. Este resultado es significativo ya que el isómero de α -HCH es el que ha aparecido en mayor cantidad en las analíticas realizadas en el río Gallego durante los períodos de contaminación de estos últimos meses. Este compuesto es también el más abundante en el vertedero de Bailin (Sabiñánigo), pues es el principal subproducto que la empresa INQUINOSA obtenía en la fabricación del pesticida lindano.

Estos datos parecen confirmar la hipótesis según la cual el origen de los HCH detectados en las aguas de Sabocos podría ser el área de Sabiñánigo. No obstante, para la confirmación de esta hipótesis el grupo de investigación  continuará realizando en los próximos meses nuevos muestreos y análisis en los que se podrá contrastar, valorar y evaluar con mayor precisión la persistencia y acumulación de dichos contaminantes en las aguas del ibón, así como comprobar si el traslado de residuos ha podido producir algún tipo de impacto significativo en el lago.

Es importante reseñar que no se trata de cantidades que supongan el más mínimo peligro para la población ya que los niveles detectados están muy por dejado de los límites admisibles incluso en agua potable. No obstante tiene un gran interés desde la perspectiva científica.

Los isómeros de HCH son compuestos orgánicos persistentes y entre sus características está su facilidad para ser transportados por las corrientes de aire. Los ibones, localizados en zonas frías y remotas de alta montaña son ecosistemas especialmente útiles para detectar este tipo de procesos de contaminación difusa ya que debido a la pureza de sus aguas, las mínimas cantidades de compuestos contaminantes de origen antrópico pueden ser detectados mediante las técnicas analíticas adecuadas.

Las analíticas se han realizado con la colaboración del Laboratorio de Espectrometría y Compuestos Orgánicos Persistentes (IDAEA-CSIC). Los datos de esta investigación forman parte de un estudio promovido por grupo de investigación “Ibones”, cuyo objetivo principal es analizar los ibones como indicadores de los cambios ambientales a gran escala. En él participan los investigadores Tomás Arruebo, Javier Lanaja, José María Matesanz, Alfonso Pardo, Carlos Rodríguez-Casals, Zoe Santolaria y José S. Urieta.

Noticias relacionadas

This entry was posted in Actividades, Divulgación científica, Investigación, Medio ambiente, Medios, Sensibilización medioambiental. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>