Decimo cuarta edición del curso los Ibones aragoneses de la Universidad de la Experiencia de Zaragoza (UEZ)

El pasado 30 de abril dio comienzo la décimo cuarta edición del curso Los iIbones aragoneses de la Universidad de la Experiencia de Zaragoza (UEZ).

A lo largo de 9 sesiones teóricas los alumnos del UEZ conocerán el valor, social, económico, ambiental, ecológico, paisajístico y científico de estos singulares espacios naturales.

Los objetivos del curso son los siguientes:

  • Crear una conciencia social para la protección y conservación del patrimonio natural aragonés a partir del conocimiento científico del mismo (en concreto los ibones pirenaicos).
  • Transmitir el conocimiento que se tiene actualmente de los ibones desde las perspectivas geológica, ecológica, climática, ambiental, histórica y humana.
  • Dar a conocer la metodología científica que se emplea para la investigación científica de estos entornos naturales.

Los ibones son la joya de la corona de un patrimonio natural que la madre Naturaleza nos brinda para que lo disfrutemos, lo que conlleva la responsabilidad de su conservación.

La visón idealizada que tenemos de un lago de alta montaña, donde nacen los ríos, entornos de alto valor paisajístico, inalterados por la mano del hombre y libres de toda contaminación, en algunos casos está muy lejos de la realidad. Nuestro desconocimiento del impacto que el ser humano con sus actividades, tanto de forma directa como indirecta, está produciendo en estos entornos nos lleva a concluir que es imprescindible estudiarlos, para conocer mejor su dinámica y su vulnerabilidad a las presiones antrópicas.

Los ibones nos hablan, sólo hay que saber escucharlos. Nos dan información de la contaminación directa y difusa que reciben, de cómo responden a ella. Por tanto, nos dicen cómo deberíamos relacionarnos y acercarnos a ellos para su disfrute y conservación.

Los ibones también tienen memoria. Sus sedimentos nos hablan de su historia, de cómo desde su génesis han evolucionado y ha cambiado el paisaje de su entorno.

Son verdaderos laboratorios donde estudiar tanto el presente como el pasado. Extraer el conocimiento de sus entrañas requiere el pago de un peaje. En muchas ocasiones, supone trabajar en territorio hostil en condiciones extremas, lo que convierte la investigación en una verdadera aventura al filo de lo imposible.

This entry was posted in Actividades, Divulgación científica, Docencia, Medio ambiente, Sensibilización medioambiental. Bookmark the permalink.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>